Frases por el autor y por las temas  

 

  • http://frases.astalaweb.net/Autores/Galileo%20Galilei.asp
  • http://www.frasesoriginales.com/frases_de_justicia/
  • http://elbaberodelaabuela.blogdiario.com/1178739060/
  • Epicteto de Frigia (50-135). Filósofo grecolatino.
  •    
  • No hay que tener miedo de la pobreza ni el destierro, ni de la cárcel, ni de la muerte. De lo que hay que tener miedo es del propio miedo.  
  •    
  • El exceso de cólera engendra la locura.   
  • No pretendas que las cosas ocurran como tu quieres. Desea más bien que se produzcan tal como se producen y serás feliz.  
  • ¿Quieres dejar de pertenecer al número de esclavos? Rompe tus cadenas y desecha de ti todo temor y todo despecho.  
  • ¿Qué ganarías con injuriar a una piedra que es incapaz de oírte? Pues bien, imita a la piedra y no oigas las injurias que te dirijan tus enemigos. 
  • Lo que inquieta al hombre no son las cosas, sino las opiniones acerca de las cosas.   
  • Si dicen mal de ti con fundamento corrígete, de lo contrario échate a reir.      
  • Acusar a los demás de los infortunios propios es un signo de falta de educación. Acusarse a uno mismo, demuestra que la educación ha comenzado.  
  • El hombre sabio no debe abstenerse de participar en el gobierno del Estado, pues es un delito renunciar a ser útil a los necesitados y una cobardía ceder el paso a los indignos.  
  • La prudencia es el más excelso de todos los bienes.  
  • ¿He de preocuparme por el lugar en que me halle o por los compañeros que tenga o por lo que ellos digan de mí? De ninguna manera. Por el contrario, ¿no deberá esforzarse todo mi ser por seguir a Dios, sus leyes y mandamientos?.  
  • La vida es demasiado corta, y tienes cosas importantes que hacer.  
  • Los cuervos arrancan los ojos a los muertos cuando ya no les hacen falta; pero los aduladores destruyen las almas de los vivos cegándoles los ojos.  
  • De todas las cosas del mundo, unas dependen de nosotros y otras no. Dependen de nosotros nuestros juicios y opiniones, nuestros movimientos, nuestros deseos y nuestras aversiones: en una palabra, todos nuestros actos. Las que no dependen de nosotros son: el cuerpo, los bienes materiales, la reputación, las dignidades y honores: en una palabra, todas aquellas cosas que no entran en el círculo de nuestros propios actos. Las cosas que dependen de nosotros son libres por su misma naturaleza; nada puede detenerlas ni levantar ante ellas obstáculos. En cambio, las que no dependen de nosotros son débiles, esclavas, sujetas a mil contingencias e inconvenientes y extrañas por completo a nosotros.  
Marco Tulio Cicéron (106 AC-43 AC). Escritor, orador y político romano.
   
  • ¿Qué cosa más grande que tener a alguien con quien te atrevas a hablar como contigo mismo?  
  •    
  • La verdad se corrompe tanto con la mentira como con el silencio.  
  • Cuando mejor es uno, tanto más difícilmente llega a sospechar de la maldad de los otros.  
  • Los hombres son como los vinos: la edad agria los malos y mejora los buenos.  
  • Una cosa es saber y otra saber enseñar. 
  • La confidencia corrompe la amistad; el mucho contacto la consume; el respeto la conserva.   
  • Si hacemos el bien por interés, seremos astutos, pero nunca buenos.     
  • Estos son malos tiempos. Los hijos han dejado de obedecer a sus padres y todo el mundo escribe libros. 
  • La amistad es un acuerdo perfecto de los sentimientos de cosas humanas y divinas, unidas a la bondad y a una mutua ternura.  
  • El amor es el deseo de obtener la amistad de una persona que nos atrae por su belleza.
  •    
  • A pesar de que ya soy mayor, sigo aprendiendo de mis discípulos. 
  • La honradez es siempre digna de elogio, aún cuando no reporte utilidad, ni recompensa, ni provecho.  
  • La justicia no espera ningún premio. Se la acepta por ella misma. Y de igual manera son todas las virtudes. 
  • Es una necedad arrancarse los cabellos en los momentos de aflicción, como si ésta pudiera ser aliviada por la calvicie.
  • La falsedad está tan cercana a la verdad que el hombre prudente no debe situarse en terreno resbaladizo. 
  • Este es el primer precepto de la amistad: Pedir a los amigos sólo lo honesto, y sólo lo honesto hacer por ellos.    
  • El que seduce a un juez con el prestigio de su elocuencia, es más culpable que el que le corrompe con dinero. 
  • En cuanto a la adversidad, difícilmente la soportarías si no tuvieras un amigo que sufriese por ti más que tu mismo.    
  • Si cerca de la biblioteca tenéis un jardín ya no os faltará de nada.
  •    
  • Mi conciencia tiene para mí más peso que la opinión de todo el mundo. 
  • Me avergüenzo de esos filósofos que no quieren desterrar ningún vicio si no está castigado por el juez.
  • No basta con alcanzar la sabiduría, es necesario saber utilizarla.
  • La ciencia que se aparte de la justicia más que ciencia debe llamarse astucia.
  • Nada resulta más atractivo en un hombre que su cortesía, su paciencia y su tolerancia.
  • Recuerdo incluso lo que no quiero. Olvidar no puedo lo que quiero.   
  • Cuanto mayor es la dificultad, mayor es la gloria.
  • La amistad comienza donde termina o cuando concluye el interés.    

Baruch Benedict Spinosa (1632-1677 AC). Filósofo holandés, de origen judeoespañol.

   
  • ¿Las ideas no son unas pinturas mudas sobre una pizarra; una idea, en tanto que es idea, incluye una afirmación o una negación.  
  •    
  • La alegría es el paso del hombre de una menor perfección a una mayor.  
  • Lo que sea que es, es en Dios, y sin Dios nada puede ser o concebirse.  
  • Cualquier cosa que sea contraria a la naturaleza lo es también a la razón, y cualquier cosa que sea contraria a la razón es absurda.  
  • Una misma cosa puede ser al mismo tiempo buena, mala, e indiferente. Por ejemplo, la música es buena para la melancolía, mala para los que están de luto, y ni buena ni mala para el sordo. 
  • Solamente es libre lo que existe por las necesidades de su propia naturaleza y es influenciado en sus acciones sólo por si mismo.   
  • El pecado no puede ser concebido en un estado natural, sino sólo en un estado civil, donde es decretado por común consentimiento qué es bueno o malo.     
  • No existe nada de cuya naturaleza no siga algún efecto. 
  • La experiencia nos ha demostrado que a la persona no le resulta nada más difícil de dominar que su lengua.  
  • No me arrepiento de nada. El que se arrepiente de lo que ha hecho es doblemente miserable.
  •    
  • La causa que hace surgir, que conserva y que fomenta la superstición es, pues, el miedo. 
  • Si el hombre tiene una idea de Dios, Dios debe existir formalmente  
  • Esclavo es quien está obligado a obedecer las órdenes del señor, que sólo buscan la utilidad del que manda. 
   Paulo Coelho (Nacido en 1947). Es un novelista, compositor de canciones populares, periodista y dramaturgo brasileño.
  • ¿Lo que ahoga a alguien no es caerse al río, sino mantenerse sumergido en él.  
  •    
  • Solamente pasaba diez minutos con el amor de su vida, y miles de horas pensando en él.  
  • No existe amor en paz. Siempre viene acompañado de agonías, éxtasis, alegrías intensas y tristezas profundas. 
  • ¿Cómo juzgar en un mundo donde se intenta sobrevivir a cualquier precio, a aquellas personas que deciden morir? Nadie puede juzgar. Sólo uno sabe la dimensión de su propio sufrimiento, o de la ausencia total de sentido de su vida.  
  • En vez de maldecir el lugar en el que caíste, deberías buscar aquello que te hizo resbalar. 
  • Todos los días Dios nos da, junto con el sol, un momento en el que es posible cambiar todo lo que nos hace infelices.   
  • Cuando Dios quiere enloquecer a alguien, satisface todos sus deseos.     
  • La gloria del mundo es transitoria, y no es ella la que nos da la dimensión de nuestra vida, sino la elección que hacemos de seguir nuestra Leyenda Personal, tener fe en nuestras utopías y luchar por nuestros sueños. 
  • En los cuentos infantiles, las princesas besan a los sapos, que se transforman en príncipes. En la vida real, las princesas besan a los príncipes que se transforman en sapos.  
  • El que está acostumbrado a viajar, sabe que siempre es necesario partir algún día.
  •    
  • Hay momentos en los que Dios exige obediencia, pero hay momentos en los que desea probar nuestra voluntad y nos desafía a entender su amor. 
  • El sufrimiento,una vez encarado sin temor, era su pasaporte hacia la libertad.  
  • Toda aflicción que llega acaba por irse. Así sucede con las glorias y las tragedias del mundo. 
  • Cuando atrasamos la cosecha, los frutos se pudren, pero cuando atrasamos los problemas, no paran de crecer. 
  • Cuando menos lo esperamos, la vida nos coloca delante un desafío que pone a prueba nuestro coraje y nuestra voluntad de cambio. 
  • Si llegamos hasta el final de nuestra historia, veremos que muchas veces el Bien está disfrazado de Mal, pero continúa siendo el Bien. 
  • ¿Qué es lo que hace que una persona se deteste a sí misma? Quizás la cobardía. O el eterno miedo de equivocarse, de no hacer lo que los otros esperan. 
  • Presta atención a todos los momentos, porque la oportunidad, el ?instante mágico?, está a nuestro alcance. 

William Shakespeare (1564-id.-1616). Dramaturgo y poeta inglés.

 

  • El amor no mira con los ojos, sino con el alma.  
  •    
  • En nuestros locos intentos, renunciamos a lo que somos por lo que esperamos ser.  
  • Allí donde el agua alcanza su mayor profundidad, se mantiene más en calma. 
  • Hemos venido a este mundo como hermanos; caminemos, pues, dándonos la mano y uno delante de otro.  
  • Se puede hacer mucho con el odio, pero más aún con el amor. 
  • El amor, como ciego que es, impide a los amantes ver las divertidas tonterías que cometen.   
  • Conservar algo que me ayude a recordarte sería admitir que te puedo olvidar.     
  • Maestro, quisiera saber cómo viven los peces en el mar...Como los hombres en la tierra: los grandes se comen a los pequeños. 
  • Sabemos lo que somos, pero ignoramos lo que podríamos ser.  
  • El sabio no se sienta para lamentarse, sino que se pone alegremente a su tarea para reparar el daño.
  •    
  • No enciendas tanto la hoguera contra tu enemigo que alcance a quemarte. 
  • La paz y la abundancia engendran cobardes; la necesidad fue siempre madre de la audacia.  
  • Algunas caídas son el medio para levantarse a situaciones más felices. 
  • Si las masas pueden amar sin saber por qué, también pueden odiar sin mayor fundamento. 
  • Anunciad con cien lenguas el mensaje agradable; pero dejad que las malas noticias se revelen por sí solas. 
  • No es bastante levantar al débil; es necesario aún sostenerle después. 
  • El porvenir de un hombre no está en las estrellas, sino en la voluntad y en el dominio de sí mismo. 
  • Excelente cosa es tener la fuerza de un gigante; pero usar de ella como un gigante es propio de un enano. 
  • El placer y la actividad hacen que el tiempo parezca breve. 
Sun Tzu (544 - 496 a. de C). Fue un filósofo chino, autor de 'El arte de la guerra', influyente libro sobre estrategia militar.   
  • ¿Capturar el ejército enemigo en su totalidad es mejor que destruirlo; tomar en forma intacta un regimiento, una compañía, o un escuadrón, es mejor que destruirlos. Ya que obtener cien victorias en cien batallas no es la excelencia suprema. Someter al enemigo sin pelear es la excelencia suprema.  
  •    
  • Puedes estar seguro de tener éxito en tus ataques si solamente atacas lugares no defendidos. Puedes asegurar el éxito en tu defensa si sólo mantienes posiciones que no puedan ser atacadas.  
  • Aunque hayamos oído sobre algún apuro estúpido en la guerra, la inteligencia nunca ha sido vista asociada a las largas demoras. 
  • No cometer errores es lo que establece la seguridad de la victoria, porque esta significa conquistar a un enemigo que ya se encuentra derrotado.  
  • Por lo tanto, en la guerra, el camino es evitar lo que es fuerte y atacar lo que es débil. 
  • El estratega victorioso sólo busca batalla luego de que la victoria ya ha sido obtenida, mientras que quien está destinado a derrotar, primero pelea y luego busca la victoria.   
  • El combatiente inteligente impone su voluntad en su enemigo, pero no permite que la voluntad de su enemigo le sea impuesta.     
  • Así pues, cuando el enemigo fortalezca su vanguardia, debilitará su retaguardia; cuando fortalezca su retaguardia, debilitará su vanguardia; cuando fortalezca su derecha, debilitará su izquierda. Si envía refuerzos por todas partes será débil por todas partes. 
  • No interfieras con un ejército volviendo a su hogar. Cuando rodees a un ejército, deja una salida libre. No presiones con demasiada dureza a un enemigo desesperado.  
  • El que sabe cuando puede luchar y cuando no puede, saldrá victorioso.
  •    
  • Los guerreros victoriosos ganan y luego van a la guerra, mientras que los guerreros derrotados van a la guerra primero y luego tratan de ganar. 
  • Lo que es de suma importancia en la guerra es atacar la estrategia del enemigo.  
  • Nunca ha habido una guerra prolongada de la que un país se haya beneficiado. 
  • Lo que en la antigüedad se llamaba un luchador inteligente es aquel que no solo gana, sino que sobresale en ganar con facilidad.