x_3bdba7ed

551 AC-478 AC. Filósofo chino

 

Cuando veas un hombre bueno, piensa en imitarlo; cuando veas uno malo, examina tu propio corazón.

Trabaja en impedir delitos para no necesitar castigos.

El silencio es el único amigo que jamás traiciona.

Donde hay educación no hay distinción de clases.

No hay cosa más fría que un consejo cuya aplicación sea imposible.

Estudia el pasado si quieres pronosticar el futuro.

Es más fácil apoderarse del comandante en jefe de un ejército que despojar a un miserable de su libertad.

El ir un poco lejos es tan malo como no ir todo lo necesario.

El hombre superior gusta de ser lento en palabras, pero rápido en obras.

Mucho sabe quien conoce su propia ignorancia.

Una casa será fuerte e indestructible cuando esté sostenida por estas cuatro columnas: padre valiente, madre prudente, hijo obediente, hermano complaciente.

¿Me preguntas por qué compro arroz y flores? Compro arroz para vivir y flores para tener algo por lo que vivir.

No son las malas hierbas las que ahogan la buena semilla sino la negligencia del campesino.

Si ya sabes lo que tienes que hacer y no lo haces entonces estás peor que antes.

 

Escuchar muchas cosas y seleccionar de entre ellas lo bueno y seguirlo; ver muchas cosas y grabárselas en la mente; he aquí, al menos, el segundo grado de sabiduría.

Algún dinero evita preocupaciones; mucho, las atrae.

Debes tener la cabeza siempre fría, el corazón siempre caliente y la mano siempre larga...

Deja que el carácter sea formado por la poesía, fijado por las leyes del buen comportamiento y perfeccionado por la música...

Cuando en un país reina el caos, es una vergüenza ser rico y funcionario.

Cuando el gobernante mismo obra rectamente, ejercerá influencia sobre el pueblo sin dar órdenes, y cuando el gobernante mismo no obra rectamente, todas sus órdenes serán inútiles.

Aquel que estima más el oro que a la virtud ha de perder a ambos.

Cuando las familias individuales han aprendido la bondad, entonces la nación entera ha aprendido la cortesía.

El enseñar a los niños a querer a sus padres y hermanos y a ser respetuosos con sus superiores, hecha los cimientos de correctas actitudes mentales y morales para llegar a ser buenos ciudadanos...

Dejé de comer y de beber para meditar; es inútil: más vale aprender.

Una posición eminente sin nobleza de carácter, culto sin veneración, prácticas funerarias sin sincero dolor: he aquí situaciones que no soporto.

¿De qué sirven los «li» (costumbres) a un hombre que no ama a los hombres?

Si un gobernante rectifica su propia conducta, el gobierno es asunto fácil, y si no rectifica su propia conducta, ¿cómo puede rectificar a los demás?

Si predomina la sustancia, se es rudo; si predomina la forma, se es un escriba (esto es, un pisaverde espiritual).

Odia a los que son viles y calumnian a quienes son superiores a ellos; odia a los valientes que no saben de normas de convivencia; odia a los fanáticos atrevidos que son gente estrecha de miras.

Nuestra mayor gloria no está en no caer jamás, sino en levantarnos cada vez que caemos.

Saber que se sabe lo que se sabe y que no se sabe lo que no se sabe; he aquí el verdadero saber.

El que nada se perdona a sí mismo, merece que se lo perdonemos todo.

Los hombres se distinguen menos por sus cualidades naturales que por la cultura que ellos mismos se proporcionan.

Los únicos que no cambian son los sabios de primer orden y los completamente idiotas.

El que conoce la verdad no es igual al que la ama.

Transporta un puñado de tierra todos los días y construirás una montaña.

La verdad no puede apartarse de la naturaleza humana. Si lo que consideramos verdad se aparta de la naturaleza humana, entonces no puede ser verdad.

Yo no innovo, transmito: soy fiel, amo a la antigüedad...

No te creas tan grande hasta el punto de pensar y ver a los demás por debajo de ti.

Todas las cosas poseen belleza, pero no todos la ven.

Quien aprende, no por ello penetra hasta la verdad; quien penetra hasta la verdad, no por ello es capaz de afianzarla; quien la afianza, no por ello está en condiciones de sopesarla en cada circunstancia particular…

Yo no imparto enseñanza al que no se esfuerza sinceramente en aprender...

Sólo quien no repara la falta que ha cometido (no se enmienda) incurre de veras en falta...

Debes tener siempre fría la cabeza, caliente el corazón y la mano tendida.

Cometer un error y no corregirlo es otro error.

Nadie debe comer sin habérselo ganado.

El hombre superior es modesto en el hablar, pero abundante en el obrar.

Pensar, sin aprender, es cansado y peligroso. Aprender, sin pensar, es vano.

El leer sin pensar nos hace una mente desordenada.

El pensar sin leer nos hace desequilibrados.

El que por la mañana ha conseguido conocer la verdad, ya puede dormir por la tarde.

No todos los hombres pueden ser grandes, pero pueden ser buenos.

Por muy lejos que el espíritu vaya, nunca irá más lejos que el corazón.

El sabio teme la bonanza; empero cuando descarga la tempestad camina sobre las olas y desafía los vientos.

Solo puede ser feliz siempre el que sepa ser feliz con todo.

Quien ha nacido en nuestros días y retorna a los modos de la antigüedad es un estúpido y labra su propia desgracia.

Escoge un trabajo que ames y no tendrás que volver a trabajar un solo día en tu vida.

Cuando veas el bien, procede como si nunca pudieras alcanzarlo completamente; cuando te veas frente a frente con el mal, procede como si fueras a probar el calor del agua hirviendo.

No hagas a otro aquello que no te gustaría que te hicieran a ti...

No me preocupa el no ser conocido. De lo que trato es de hacerme digno de ser conocido.

Exige mucho a ti mismo y espera poco de los demás. Así te ahorrarás disgustos.

Cuando en un país reina el caos, es una vergüenza ser rico y funcionario.

Todas las cosas pueden ser bellas pero pocos las pueden ver.

El noble no se desentiende de sus semejantes.

Los buenos arados nada pueden por sí solos, si no se presenta una estación favorable...

Si el príncipe es justo, nadie será injusto; si el príncipe es bondadoso, nadie será cruel…

Quizás otros acierten de entrada; lo que es yo, no acierto sino después de diez tentativas. Quizás otros acierten después de diez tentativas; yo, después de mil. De cualquier forma, quien es suficientemente perseverante para transitar este camino, si es necio, llegará a ver claro; si es débil,llegará a ser fuerte.

El noble no se desentiende de sus semejantes.

Los buenos arados nada pueden por sí solos, si no se presenta una estación favorable...

Las trescientas piezas del cancionero pueden sintetizarse en estas cuatro palabras: no abrigar malos pensamientos.

La medida y el medio son la culminación de la naturaleza humana. El estado en el cual aún no se manifiesta la esperanza, ni la ira, ni la tristeza, ni la alegría, se llama el medio. El estado en el cual ellas se manifiestan pero aciertan el ritmo justo se llama la armonía.

Desde los que ocupan las más altas dignidades hasta los hombres más humildes, el deber es para todos el mismo: mejorar y ennoblecer su persona; la perfección es la base de todo progreso y de todo desenvolvimiento y desarrollo moral.

El sabio comienza por hacer lo que quiere enseñar y después enseña.

El hombre superior es cortés, pero no rastrero; el hombre vulgar es rastrero, pero no cortés.

Quien pretenda una felicidad y sabiduría constantes, deberá acomodarse a frecuentes cambios.

En todos los ritos, la sencillez es mejor que la extravagancia.

Comed en casa como si comierais en la del rey.

Quien gobierna a un pueblo dando buen ejemplo se parece a la estrella polar, que permanece inmutable mientras los otros astros dan vueltas a su alrededor.

Me lo contaron y lo olvidé; lo vi y lo entendí; lo hice y lo aprendí.

Un hombre sin virtud no puede morar mucho tiempo en la adversidad, ni tampoco en la felicidad; pero el hombre virtuoso descansa en la virtud, y el hombre sabio la ambiciona.

Los hombres se distinguen menos por sus cualidades naturales que por la cultura que ellos mismos se proporcionan. Los únicos que no cambian son los sabios de primer orden y los completamente idiotas.

El tipo más noble de hombre tiene una mente amplia y sin prejuicios. el hombre inferior es prejuiciado y carece de una mente amplia.

El mal no está en tener faltas, sino en no tratar de enmendarlas.

Es posible conseguir algo luego de tres horas de pelea, pero es seguro que se podrá conseguir con apenas tres palabras impregnadas de afecto.

Los vicios vienen como pasajeros, nos visitan como huéspedes y se quedan como amos.

Una voz fuerte no puede competir con una voz clara, aunque ésta sea un simple murmullo.

Si no estamos en paz con nosotros mismos, no podemos guiar a otros en la búsqueda de la paz.

La naturaleza hace que los hombres nos parezcamos unos a otros y nos juntemos; la educación hace que seamos diferentes y que nos alejemos.

Un caballero se avergüenza de que sus palabras sean mejores que sus actos.

Nunca hagas apuestas. Si sabes que has de ganar, eres un pícaro; y si no lo sabes, eres tonto.

Quien volviendo a hacer el camino viejo aprende el nuevo, puede considerarse un maestro.

Yo no procuro conocer las preguntas; procuro conocer las respuestas.